Elige una pareja para toda la vida

FIANCEE-BODAS-MARZ-2014-PAREJA-COMO-TENER-UNA-RELACION-DE-PAREJA-FELIZ-00

Uno de los mayores retos que enfrentan el hombre y la mujer es el de elegir una pareja para toda la vida.

Podría decirse que es difícil tarea, especialmente por las importantes consecuencias que conlleva el saber elegir a la persona que ha de compartir nuestra vida a largo plazo, y lo ideal, por toda la vida; y es que para que una relación funcione es necesario saber renunciar al egoísmo, para ceder algunos aspectos en función de la relación, sin renunciar a lo que es fundamental a la persona.

Elige una pareja para toda la vida

Es necesario perdonar agravios, saber adaptarse a la otra persona, dar sin esperar recibir siempre. Pero para que todo esto pueda darse en una relación, es necesario que la pareja elegida sea la indicada, para que a su vez, también ella sepa renunciar a hacer siempre su voluntad, buscar adaptarse a su pareja, cediendo y entregando también de sí misma, sin esperar ganar y recibir siempre. Si ambas personas están dispuestas a ceder en aras de la relación, podrá decirse que se ha elegido una pareja para toda la vida.

Pero ocurre que no todas las personas están dispuestas a tener una buena actitud en una relación de pareja, pues hay el tipo de persona que siempre está con expectativas de recibir y no de dar, de que le hagan feliz y no de hacer feliz a su pareja. Es decir, el egoísmo es su fundamento.

Elige una pareja para toda la vida

Por esto es tan importante cuando se comienza una relación con fines duraderos, analizar las actitudes de la otra persona. Pero ocurre que generalmente en la etapa del noviazgo o enamoramiento no se quieren ver los defectos sino solamente las virtudes. Las personas se dejan cegar por las emociones, la pasión lo llena todo; y esto conlleva a hacer una mala elección.

Se termina entablando una relación con alguien con quien no se tiene intereses comunes, que no se adapta a tu forma de ser; y que a la larga, cuando la pasión disminuye, lamentablemente te das cuenta que no era la persona que podía compartir tu vida, ni siquiera a largo plazo, menos aún por toda la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *